Los corredores nos concentramos en los cuádriceps y glúteos, pero los músculos de los pies y tobillos tienen un importante rol a la hora de rendir. Al trabajarlos intensamente desarrollamos la habilidad para transferir la energía desde el aterrizaje hasta la fase de impulso, lo cual nos ayudará a llegar más lejos con menos fatiga y prevenir lesiones.

 

ZANCADA DE TRES PUNTOS

Este ejercicio desarrolla la transmisión de energía desde el aterrizaje hasta el impulso y fortalece los músculos laterales del tobillo que mejoran la estabilidad.
zancada de tres puntos

 

¿Cómo hacerlo?

Impulsa la pierna derecha hacia delante (en una zancada amplia) y con un rápido movimiento desplaza la otra pierna en diagonal hacia la izquierda (levantando el pie del suelo, sin arrastrar) manteniendo las caderas rectas. De nuevo levanta el pie izquierdo y da una zancada hacia la izquierda manteniendo la parte superior del cuerpo estática sobre las caderas. El ciclo completo se considera una repetición (cada repetición debería durar unos tres segundos). Realizá seis repeticiones y alterna las piernas.

CONSEJO: Programa este ejercicio dos veces a la semana, preferiblemente dos días después de los días de calidad o los fondos largos. Una vez que te sientas muy cómodo con estos movimientos, intenta hacerlos sin zapatillas para retar a tus pies.

 

¿Conocías el ejercicio? ¿Lo piensas incluir en tu rutina? Cuéntanos cómo fortaleces tus pies.