Archivos de etiquetas: major

#Boston8 : Julián González voló en el Maratón de Boston 2016

El maratonista Julián González fue el segundo mejor colombiano en el Maratón de Bosoton.

El atleta GoodWill Runners cronometró 2:47:32 y logró su mejor marca personal en la 120º edición del 42K más tradicional del planeta.

A continuación la crónica de otro miembro del #Boston8:

Julián en Boston

Julián en Boston

“Aún sigo pensando que correr la maratón de Boston fue un sueño.  Todas las calles estaban llenas de corredores con la  chaqueta oficial y  otros orgullosos vestían las de ediciones pasadas. Solo se respiraba  ambiente de maratón  y  la adrenalina invadía mi cuerpo, quería estar en  Hopkinton lo antes posible.  Ni bien llegué a la ciudad, sin perder tiempo dejé las maletas en el hotel  y  en seguida fui en búsqueda de la línea de llegada,  sabía que estar ahí ya era haber ganado pero en mi mente estaba ser uno de los mejores colombianos,  hacer un record personal de   2horas 40 minutos, responder  al trabajo y entrega   de mi  coach Will Vargas, mi equipo GOODWILLRUNNERS, a los Bostonianos   Andrés Espitia, AndrésBohórquez (El Capi)  Carlos Illera, Daniel Cadena, Juan Pablo,  Mónicay la princesa  Mari del Pozo, que 8 días después dejo todo en la maratón de Londres.

Como ritual de todo maratonista  la noche anterior organicé mi outfit adidas. Lo  repasaba una, dos y tres veces;  geles, medicamentos, número de competencia  y hasta la ropa que se dejaría antes de la salida.   Casi no logro conciliar el sueño,   los nervios  me invadían,sentí que no había dormido lo suficiente cuando la alarma sonó. La mañana del lunes salimos al Boston Common donde se tomaban los buses. Estaba atónito con la organización y la logística, todo era impecable,  nada fallo,   realmente Boston es la maratón más importante del mundo y su edición 120 fue perfecta.

Julián en Boston

Julián en Boston

Unas horas más tarde, sin darme cuenta, estaba en las canchas adecuadas para la espera  e ingreso al corral, dos horas en la que los atletas  realizaban todo lo que consideraban la parte final para responder a la carrera  que nos trasnocho meses  atrás. Faltando  unos cuantos minutos  llamaron para el ingreso y los bostonianos salimos rumbo a los  grupos de salida. Nadie estaba corriendo, todo el mundo caminaba hasta su lugar, respetando los filtros y siguiendo las órdenes de los voluntarios. Llego el momento de  dejar mi equipo y    sentía mil cosas. No olvidaré cada palabra y abrazo de mis compañeros, fue quizás uno de los momentos que recuerdo con más aprecio.

Ubicado ya en el corral  1-3 observaba  a los atletas de   diferentes edades y nacionalidades. El himno estadounidense  inició  y mi corazón estallaba de emoción. En mi mente estaba mí mamá,  motor  de mi vida y por quien dejo todo en cada una de mis carreras y entrenamientos. A las 10 AM puntual el disparo  no se hizo esperar e inicié  a correr,    fueron pocas las zancadas para pasar  la salida,  activé mi reloj  y busqué mi  ritmo medio.  Fue imposible avanzar los cuatro primeros kilómetros, mi GPS marcaba 3:57 y máximo debía estar en 3minutos 46 segundos, finalmente me regulé y  logre un 3:49  que se mantuvo en mi pantalla  hasta el kilómetro 28 donde se detuvo y se perdió el GPS.

En mi cabeza  aparecieron  de inmediato las palabras del Coach: ’¡hacer una buena carrera o morir!’.  Llegaron algunos repechos y recordé de inmediato mis entrenamientos en el Parque Nacional. Nunca supe dónde fue la famosa cuesta ‘Rompe Corazones’, sabía que   debía aumentar  el movimiento de mis brazos y hacer más corto mi paso; disfrutaba cada una de las subidas y  los muchos distractores que estaban en el  recorrido. Fueron contados los tramos donde se estaba solo y no había un grito de apoyo. Hopkinton, Ashland, Framingham, Natick, Welleysley, Newton, Brookline siempre hubo animo de todas las familias y público presente, algunos  gritaban ¡GO JULIAN! fueron inyecciones de adrenalina que nunca olvidare.

La hidratación fue  excelente,   hubo un sol  inesperado y viento en contra. Me hidrataba  en todos los puntos y si por alguna razón algún corredor necesitaba algo más,  el  público estaba listo a responder y apoyar a los atletas con agua, banano y naranja entre otros.  Llegaron las últimas millas  y ya sentía el cansancio en  mis piernas, tenía energía pero  cada zancada  era como un puño en los cuádriceps.

jgbDe un momento a otro  Boston finalmente apareció,  sabía que  el tiempo que buscaba ya era  difícil de lograr, pero durante toda la carrera pase muchos atletas y estaba seguro de estar haciendo un buen trabajo, pero lamentablemente nunca encontré un lote para trabajar.  De repente un corredor colombiano iba unos cuantos metros  adelante y  pensé que era hora de  dejar ¡TODO! No sabía el ritmo de carrera pero aceleré  hasta pasarlo y asegurarme que  no me quitara mi lugar.

Finalmente giré  y encontré Boylston Street,  la recta final. Alcé mis brazos y grité con emoción, el mundo se detuvo y la felicidad me invadía. No encuentro las palabras para describir todo lo que sentía y corría por mi mente. Tras cruzar la meta tomé mi medalla y   luego un corto momento para reflexionar  y escuchar comentarios  de una carrera muy difícil. Estaba satisfecho con mi tiempo   sin saber los resultados oficiales.

Las 2:47:32  es mi  record en la  maratón y lo logré en el 42K más importante del mundo, con un segundo puesto entre los colombianos.

Gracias a mi coach WILL VARGAS, #TheBoston8 y mi familia   GOODWILLRUNNERS. Ahora sigo aprendiendo  y con el deseo de seguir corriendo para mejorar. Se acercan carreras cortas  pero no menos importantes donde dejaré todo (hasta morir en ellas)”.

 

¿Te gustó su historia? ¿Te motivó para ir rumbo a un nuevo objetivo? Deja tu comentario.

LA PRINCESA AZTECA DEL BOSTON 8

Parece mentira que no hace mucho tiempo se decía que las mujeres eran el sexo débil. Para los machistas prehistóricos que aun defienden esa teoría, Mónica Gómez es la prueba irrefutable que esa teoría es falsa. Su destacada participación en el Maratón de Boston el pasado lunes 18 de abril, como parte del Boston 8, sirve de ejemplo y motivación para muchas princesas que se suman al running.

 

IMG-20160502-WA0048“La preparación para esta carrera fue intensa y muy demandante. Requirió mucho esfuerzo físico y mental al tener que luchar contra el cansancio, los días de dolor y las mañanas en las que hubiera preferido dormir un poco más. A diferencia del entrenamiento que hice para mi otro maratón puedo destacar que este requirió de mucho más tiempo y fue mucho más exigente en cuanto a distancias y velocidad”, comenta la runner de 25 años.

“Al ser una pupila a distancia no pude compartir las sesiones de carrera y fortalecimiento -como lo hacía la mayoría de los #Boston8-, por lo que el proceso fue algo que tuve que reservarme para mí misma. Lo ventajoso fue que pude controlar al 100% mis tiempos entre trabajo, vida social y entrenamiento”, confiesa Moni, que lleva un año como GWR.

La previa al evento fue una mezcla de emociones, sentía nervios, emoción, dolor y agobio para la Boost Girl de adidas México en 2015. “La noche previa dormí fatal, me desperté sudando a media noche, quizá por los nervios, quizá por la emoción. Esa mañana camine tranquilamente observando a todos aquellos que nos disponíamos a recorrer los 42K que, preparados o no, son siempre un gran esfuerzo físico y mental. Al llegar a los buses en Boston Common, me topé con algunos mexicanos que había conocido en el vuelo hacia la ciudad días antes, así que tuve una gran compañía desde este momento y hasta minutos antes de partir”, relata. “Pensar que algo malo podía ocurrir con mi cuerpo me estresaba; tanto esfuerzo y dedicación no servirían para nada por algo que estaba completamente fuera de mi control”, agrega la fondista que comenzó a correr a los 17 años, luego de varios años en el triatlón y una infancia como nadadora.

IMG-20160502-WA0050Ya en el poblado de Hopkington  disfrutó mucho las carpas y el tiempo antes de la salida. “Traté de concentrarme en mi estrategia y como combatiría esos momentos en los que te cuestionas ‘¿Porque estoy haciendo esto?’. Al ser mi segundo maratón me sentía un poco novata, no recordaba mucho la sensaciones ni aquello que pasaba por mi cabeza durante mi debut en Montreal. Sin embargo, iba el doble de preparada que en el pasado y eso ayudó a mi confianza y a que al momento de la partida no pensara en otra cosa más que en llegar a la meta habiendo disfrutado mi recorrido y con el único objetivo de lograr un nuevo PR”, rememora la fondista que posee un record de 1:27:11 en 21K realizados en Toronto.

“El recorrido fue increíble! Mi plan de carrera era, como el de muchos, no dejarme ir en la primera mitad para poder soportar las subidas que decían «terminaban con cualquiera». Lo respeté, pero con todo y eso mi paso de 4:20 de los primeros 27K fue difícil de mantener en la parte final. La organización me pareció excepcional. Había orden, respeto, coordinación y desde mi punto de vista, nunca hizo falta nada para que los corredores nos sintiéramos tranquilos incluso con semejante cantidad de gente. Disfrute los gritos y el apoyo de la gente durante toda la carrera como nunca antes lo había hecho. Si, hacía un calor infernal pero los constantes abastecimientos de agua hicieron de esto un contratiempo más pequeño”, explica Gómez.

 

“El muro de la Loma Rompecorazones no fue el que más me hirió y creo que deberían cambiarle el nombre a la subida que está entre los kilómetros 25 y 26. Esa sí que es larga, pesada e hiriente. ¿Porqué nadie te previene de esa?”, reflexiona sobre las cuestas que acumula el circuito. “Los metros finales fueron muy duros. Debo decir que toda la carrera estuve al límite de sufrir un cólico, que a lo mejor  me hubiera dejado fuera de la carrera o hubiera añadido unos 10 minutos más a mi tiempo final. El dolor se sentía, los cuádriceps estaban muy lastimados y mis pantorrillas me decían a gritos que estaban a punto de acalambrarse. Me hubiera encantado poder cerrar como una campeona pero creo que ese esfuerzo extra hubiera sido más malo que bueno”, confiesa Moni que alcanzó la meta en  3:16:19, apenas 30 segundo menos que en su primera maratón.

IMG-20160502-WA0047Reconozco que “Esta ruta es mucho más complicada que la que la que se presenta en Montreal y, comparado con los resultado de las mujeres a nivel general, creo que fue un muy buen tiempo aunque como todos, me hubiera gustado bajarlo aún más”, reconoce la atleta que aspira a participar en el Maratón de Berlín el próximo mes de septiembre.

“Creo que con el simple hecho de estar diciendo esto dos semanas después de terminar un ciclo tan demandante esto significa que si, disfrute mucho de toda la experiencia y que sí, soy adicta a todos esas emociones y sentimientos que correr y competir traen consigo. ¿Por qué? los retos y las metas son lo que le dan sentido a mi vida”, remata la princesa azteca.

Andrés Espitia rumbo a Boston Marathon

Continúa la cuenta regresiva para los Goodwill Runners que el 18 de abril correrán el Maratón de Boston.

Andrés Mauricio Espitia Espinosa, luego de su experiencia en 2014, y con un año de ausencia debido al nacimiento de su hija, volverá a recorrer los 42195 más legendarios del calendario mundial.

.

761537_1037_0048

.

 

“El plan específico para este 42K es diferente a lo que veníamos trabajando. De lunes a domingo. En la semana trabajamos fondos, velocidad, ascensos, intensidades, fartlek, recuperación activa y entrenamiento funcional. Todo en busca de mejorar cada día, siempre planificado y buscando un objetivo grupal y personal”, comenta el “Coachito” Espitia, que se desempeña como entrenador asistente de GWR.

“En los entrenamiento funcionales hacemos ejercicios de fortalecimiento de diferentes partes del cuerpo; son sesiones intensas de 45 a 60 minutos en Baransu, a cargo de Carlos Ramirez los lunes y viernes. Trabajamos pierna, espalda, bíceps, tríceps, pierna, abdomen en fin todo cuerpo, la verdad sale uno muerto de la clase pero veo y siento que nos ha ayudado mucho para cumplir esa meta y sueño que cada uno tiene”, explica el atleta de 38 años que lleva cuatro años y medio en el grupo.

Los Bostonianos llevan más de 20 días sin uno de descanso absoluto. “A medida que pasan los días las sensaciones aumentan,  te vas sintiendo más fuerte, encontrando el nivel y me da hasta pensar en ser cada vez mejores. No es fácil pero con el grupo que estamos entrenando se siente uno en familia, el día q alguien está mal los demás le ayudamos a pasar el mal rato y al final todos cumplimos con nuestros entrenamientos. Me siento orgulloso de ser parte de este grupo y del equipo GWR. Todos nos mandan buena energía, están pendientes de cada cosa”, confiesa Andrés que sentía ser bueno en los ascensos pero en esto momento es la parte del entrenamiento que más le cuesta.

 

“Tengo días y días. En unos me siento muy bien fuerte con ganas y termino el entrenamiento con las mejores sensaciones, en otros no tanto. En ese momento es cuando se habla con el Coach, quien mira cómo cuadrar algo para tu bienestar sin dejar de perder capacidad pero con mucho cuidado de no tener alguna lesión. En este momento contamos con una plataforma para los entrenamientos en donde se lleva el registro de los entrenamientos, si se cumplen o no y esta plataforma también te puede ayudar a ver como es tu comportamiento sobre el esfuerzo, la fatiga y otras variables que son importantes”, explica Andrés sobre cómo lleva la carga a nueve semanas del evento. “Poder entrenar con Will te da la posibilidad de aprender mucho. Tener a tu coach al lado corriendo, sufriendo, hablando, es motivador. Que en el camino te corrija, “ojo como estás pisando, saca pecho, el braceo”,  son cosas que suman en un entrenamiento y que sin darte cuenta cada cosa va sumando a tu favor. La relación coach-pupilo se fortalece y ayuda a crear lazos de amistad más fuertes”, agrega.

.

761542_1064_0019

.

Andrés Espitia admite que sacrifica tiempo con su familia para cumplir con la tarea, se deja de dar algunos gustos en a la hora de comer buscando ser lo más prudentes con la comida y la bebida, pero sobre todas las cosas que se ha vuelto monotemático con Boston, ya que su vida gira en torno a la carrera.

“Aspiro a volver a sentir esa sensación cuando sales de la meta y ver a muchas personas apoyándote, tener una buena marca en la carrera, un nuevo record personal y disfrutar cada paso, llevar en tu corazón las personas que te han apoyado para que este sueño sea realidad”, concluye el “Coachito”, que logró su PB de 2:56:40 en la edición 2014 del Maraton de Boston.

 

Aún parece lejos, pero cada vez falta menos para la carrera. Acompaña –y déjale tu mensaje de aliento- a los GoodWill Runners en su periplo hacia el gran objetivo del año.