Archivos de etiquetas: maraton

VISITA NUESTRO STAND EN LA EXPO RUNNERS DEL MARATÓN DE MEDELLÍN

Mientras un grupo de nuestros ciclistas comenzaron el viaje de Bogotá a la Ciudad de las Flores para disputar el domingo 11 de septiembre el Maratón de Medellín, ya puedes pasar por la Expo Runners a visitar el stand GoodWill Runners.

 

expo-runners

Cito en el Pabellón Rojo Plaza Mayor Convenciones y Exposiciones, en el stand nº 37, el viernes 9 de Septiembre de 10:00 am a 7:30 pm y el sábado 10 de Septiembre de 8:00 am a 6:00 pm podrás pasar a visitarnos,  llevarte los mejores tips y consejos de entrenamiento, conocer más sobre nuesto grupo y el método que lleva a nuestros Monstruos y Princesas a superarse día a día.

 

Aprovecha para retirar tu kit, calentar motores para el domingo y visitar a los GWR.

#Boston8 : Julián González voló en el Maratón de Boston 2016

El maratonista Julián González fue el segundo mejor colombiano en el Maratón de Bosoton.

El atleta GoodWill Runners cronometró 2:47:32 y logró su mejor marca personal en la 120º edición del 42K más tradicional del planeta.

A continuación la crónica de otro miembro del #Boston8:

Julián en Boston

Julián en Boston

“Aún sigo pensando que correr la maratón de Boston fue un sueño.  Todas las calles estaban llenas de corredores con la  chaqueta oficial y  otros orgullosos vestían las de ediciones pasadas. Solo se respiraba  ambiente de maratón  y  la adrenalina invadía mi cuerpo, quería estar en  Hopkinton lo antes posible.  Ni bien llegué a la ciudad, sin perder tiempo dejé las maletas en el hotel  y  en seguida fui en búsqueda de la línea de llegada,  sabía que estar ahí ya era haber ganado pero en mi mente estaba ser uno de los mejores colombianos,  hacer un record personal de   2horas 40 minutos, responder  al trabajo y entrega   de mi  coach Will Vargas, mi equipo GOODWILLRUNNERS, a los Bostonianos   Andrés Espitia, AndrésBohórquez (El Capi)  Carlos Illera, Daniel Cadena, Juan Pablo,  Mónicay la princesa  Mari del Pozo, que 8 días después dejo todo en la maratón de Londres.

Como ritual de todo maratonista  la noche anterior organicé mi outfit adidas. Lo  repasaba una, dos y tres veces;  geles, medicamentos, número de competencia  y hasta la ropa que se dejaría antes de la salida.   Casi no logro conciliar el sueño,   los nervios  me invadían,sentí que no había dormido lo suficiente cuando la alarma sonó. La mañana del lunes salimos al Boston Common donde se tomaban los buses. Estaba atónito con la organización y la logística, todo era impecable,  nada fallo,   realmente Boston es la maratón más importante del mundo y su edición 120 fue perfecta.

Julián en Boston

Julián en Boston

Unas horas más tarde, sin darme cuenta, estaba en las canchas adecuadas para la espera  e ingreso al corral, dos horas en la que los atletas  realizaban todo lo que consideraban la parte final para responder a la carrera  que nos trasnocho meses  atrás. Faltando  unos cuantos minutos  llamaron para el ingreso y los bostonianos salimos rumbo a los  grupos de salida. Nadie estaba corriendo, todo el mundo caminaba hasta su lugar, respetando los filtros y siguiendo las órdenes de los voluntarios. Llego el momento de  dejar mi equipo y    sentía mil cosas. No olvidaré cada palabra y abrazo de mis compañeros, fue quizás uno de los momentos que recuerdo con más aprecio.

Ubicado ya en el corral  1-3 observaba  a los atletas de   diferentes edades y nacionalidades. El himno estadounidense  inició  y mi corazón estallaba de emoción. En mi mente estaba mí mamá,  motor  de mi vida y por quien dejo todo en cada una de mis carreras y entrenamientos. A las 10 AM puntual el disparo  no se hizo esperar e inicié  a correr,    fueron pocas las zancadas para pasar  la salida,  activé mi reloj  y busqué mi  ritmo medio.  Fue imposible avanzar los cuatro primeros kilómetros, mi GPS marcaba 3:57 y máximo debía estar en 3minutos 46 segundos, finalmente me regulé y  logre un 3:49  que se mantuvo en mi pantalla  hasta el kilómetro 28 donde se detuvo y se perdió el GPS.

En mi cabeza  aparecieron  de inmediato las palabras del Coach: ’¡hacer una buena carrera o morir!’.  Llegaron algunos repechos y recordé de inmediato mis entrenamientos en el Parque Nacional. Nunca supe dónde fue la famosa cuesta ‘Rompe Corazones’, sabía que   debía aumentar  el movimiento de mis brazos y hacer más corto mi paso; disfrutaba cada una de las subidas y  los muchos distractores que estaban en el  recorrido. Fueron contados los tramos donde se estaba solo y no había un grito de apoyo. Hopkinton, Ashland, Framingham, Natick, Welleysley, Newton, Brookline siempre hubo animo de todas las familias y público presente, algunos  gritaban ¡GO JULIAN! fueron inyecciones de adrenalina que nunca olvidare.

La hidratación fue  excelente,   hubo un sol  inesperado y viento en contra. Me hidrataba  en todos los puntos y si por alguna razón algún corredor necesitaba algo más,  el  público estaba listo a responder y apoyar a los atletas con agua, banano y naranja entre otros.  Llegaron las últimas millas  y ya sentía el cansancio en  mis piernas, tenía energía pero  cada zancada  era como un puño en los cuádriceps.

jgbDe un momento a otro  Boston finalmente apareció,  sabía que  el tiempo que buscaba ya era  difícil de lograr, pero durante toda la carrera pase muchos atletas y estaba seguro de estar haciendo un buen trabajo, pero lamentablemente nunca encontré un lote para trabajar.  De repente un corredor colombiano iba unos cuantos metros  adelante y  pensé que era hora de  dejar ¡TODO! No sabía el ritmo de carrera pero aceleré  hasta pasarlo y asegurarme que  no me quitara mi lugar.

Finalmente giré  y encontré Boylston Street,  la recta final. Alcé mis brazos y grité con emoción, el mundo se detuvo y la felicidad me invadía. No encuentro las palabras para describir todo lo que sentía y corría por mi mente. Tras cruzar la meta tomé mi medalla y   luego un corto momento para reflexionar  y escuchar comentarios  de una carrera muy difícil. Estaba satisfecho con mi tiempo   sin saber los resultados oficiales.

Las 2:47:32  es mi  record en la  maratón y lo logré en el 42K más importante del mundo, con un segundo puesto entre los colombianos.

Gracias a mi coach WILL VARGAS, #TheBoston8 y mi familia   GOODWILLRUNNERS. Ahora sigo aprendiendo  y con el deseo de seguir corriendo para mejorar. Se acercan carreras cortas  pero no menos importantes donde dejaré todo (hasta morir en ellas)”.

 

¿Te gustó su historia? ¿Te motivó para ir rumbo a un nuevo objetivo? Deja tu comentario.

Presencia GWR en Lima 42K

El domingo 15 de mayo fue diferente a los demás en la capital peruana. Miles de competidores acapararon las calles de Lima para disputar los 42, 21 y 10K.

LIMA, DOMINGO 15 DE MAYO DEL 2016, Hoy domingo se inicio la Maratón Lima 42K. Es la primera carrera oficial del Perú certificada por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) y la Asosiación Internacional de Maratones y Carreras de Distancia (AIMS) La Maratón Lima 42K convoco aproximadamente a más de 15 mil corredores nacionales e internacionales que buscaron romper el cintillo final y obtener un gran reconocimiento. FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO/EL COMERCIO

En la Maratón, que inició al promediar las 7:00 AM, Kenia se llevó la victoria tanto en hombres como entre las damas. El atleta adidas Nicholas Manza cerró la prueba con un tiempo de 2 horas, 13 minutos y 50 segundos. Entre las mujeres, su compatriota, Caroline Jebiwot Kiptoo, se subió a lo más alto del podio con un crono de 2 horas, 39 minutos y 7 segundos.

Cuatro fueron los atletas fondistas que representaron a GoodWill Runners. En el maratón Carlos Díaz clavó 3:31:30, David Medina cronometró 3:16:03, mientras que Ximena Monroy cruzó la meta en 3:55:33.

Por su parte, en la media maratón, Laura Tobar detuvo el crono en 1:57:28.

A su vez, el coach Will Vargas estuvo pendiente -y como pacer- de las adidas Boost Girls que completaron un nuevo objetivo en su camino hacia los 21K, mientras que tres de ellas lo lograron en la húmeda Lima.

lima dama

Felicitaciones a nuestros Monstruos y Princesas por alcanzar la meta.

Este domingo: LIMA CORRE EN GRANDE

El próximo domingo se corre el Maratón de Lima. El evento de la capital peruana contará con 42K, media maratón y 10K. Desde el barrio de San Isidro a las 7 AM los GWR estarán otra vez representados.

Carlos Eduardo Díaz Bello se unió a GWR en 2014 luego de la carrera de Avianca gracias a la insistencia de su jefe de ese entonces, Juan Carlos Andrade, que le contaba de sus maratones y de su entrenamiento para IronMan. “Me invitaba a conocer al equipo del cual hacía parte a lo que yo le decía que no iba a madrugar para correr y que no me veía corriendo más de 15K. Me convenció para que me inscriba al Maratón de Chicago de ese año. Tras salir sorteado pensé que si había salido esta oportunidad era porque debía hacerlo. Sabía que necesitaba un entrenamiento de alguien con mucha experiencia como Will Vargas”, comenta el runner de 37 años.

 

 

¿Cómo nació el sueño de hacer el 42K de Lima?

IMG_2848Patacoach me recomendó realizar dos maratones en 2016 como base del entrenamiento para Boston 2017. El año pasado  corrí en Santiago de Chile y, como Lima es parte de las carreras patrocinadas por adidas en la región, para no repetir y tener otra experiencia con las características me decidí por el maratón de la capital peruana.

 ¿Cómo fue el entrenamiento para la carrera?

Comencé a prepararla en febrero de este año, con un mínimo de cinco días a la semana con diferentes tipos de entrenamientos dentro de los cuales están fortalecimiento, ascensos, descensos, street fartlek o los bien conocidos miles, el pico de carga llegó a ser de 130km semanales.

 

¿Qué diferencia hubo con el entrenamiento que venías haciendo para tus otros maratones?

El fortalecimiento se realiza normalmente con Will en sesiones dirigidas de aproximadamente 30 a 45 minutos y luego algunos KM en R1. Este año ha evolucionado con la rutina en el gimnasio Baransú, bajo convenio con GWR. Las sesiones de ascensos y descensos se han realizado en el Parque Nacional, el cual nos ayuda a continuar con ese fortalecimiento de piernas para cualquier tipo de carrera que tengamos como objetivo, al igual que los descensos. El Street Fartlek si lleva ya casi 1 año y consiste en realizar cambios de ritmo en lo posible sin detenerse, yendo desde R1 hasta ir a tope, aproximadamente cada 100 o 200 metros y volver a R1. Y los miles, sesiones donde se imprime velocidad por 1K por la cantidad de repeticiones establecidas para cada sesión, a ritmo de carrera.

 

IMG_1695¿Cómo manejaste la nutrición, hidratación y descanso?

El año pasado entendí que la hidratación es muy importante antes, durante y después del ejercicio, por lo cual lo sigo haciendo y la nutrición únicamente le bajo a las grasas y comer en exceso, pero no dejo de comer las cosas que me gustan, así me fue bien el año pasado en el entrenamiento para Berlín. El descanso también es muy importante y en caso que sintiera alguna molestia, prefería darle descanso al cuerpo para que se recuperara y poder continuar con el entrenamiento.

 

¿Cómo crees que la humedad pueda influir en tu performance?

Dese ser fundamental la hidratación en los días previos a la maratón, puesto que tengo entendido según el mapa que estos están bien distanciados los unos de los otros, quizás más que en otras maratones.

 

¿Qué es lo que más disfrutas durante el proceso?

Me gusta el hecho de salir a correr y tener un tiempo para mí donde a veces ni siquiera pienso, solo corro, o donde también puedo aclarar otras cosas. Me gusta tanto cuando salgo con el equipo porque se hace “más fácil” el trabajo y te anima a dar todo , pero dado mi horario laboral me toca madrugar más de la cuenta y a veces debo realizar el entrenamiento solo, lo cual me ayuda a trabajar también mi mente.

 

¿Cómo te llevas con la carga de entrenamiento? ¿Cómo lo manejas con el Coach para no pasarte?

La verdad trato siempre de hacer el plan tal y como lo plantea el Coach, el sabe por qué lo estructura de esa manera. Si veo que se presenta alguna molestia, le comento y bajo un poco. Han habido veces donde me permite hacer un par de kms más de lo planteado, él sabe que me gustan los fondos, pero también lo hace cuando sabe que se puede.

 

 

¿Qué tan importante es tener la guía de Will y el acompañamiento de los GoodWill Runners?

Como lo mencioné anteriormente, cada carrera tiene unas características únicas, tanto en condiciones climáticas como de altimetría, y quien tiene el conocimiento para saber cómo afrontar cada una es Will. Como me decía mi amigo Carlos Illera, “es difícil hacer caso, es luchar contra las instrucciones y lo que uno piensa; dejándose llevar por la línea que lanza el coach para mejorar poco a poco en cada paso”.

 

IMG_0231¿Cuál es tu objetivo para el domingo?

El objetivo para ese domingo es primero disfrutarla, conocer corriendo y aprender de esa experiencia para lo que se viene en 2017. El tiempo objetivo  no es prioritario dado que en teoría ya tendría cupo a Boston con el tiempo hecho en Berlín, sin embargo si logro un buen tiempo, es ganancia extra.

 

¿Qué consejo le das a los runners que quieren mejorar, ir por distintos desafíos pero aun no se deciden a encarar un plan de entrenamiento guiado por profesionales y con un acompañamiento integral?

En mi caso puedo decir que lo que me llevó a entrar al equipo, aparte que me gustara correr, fue el inscribirme en una carrera que sabía me iba a poner a prueba de qué era capaz. Al entrar a GWR aprendí que no solo es salir y correr cada vez distancias más largas. Aprendí que debo realizar sesiones de fortalecimiento que seguramente por mí mismo no las habría hecho por el desconocimiento de cómo hacerlo de la manera correcta. Aprendí que se debe mejorar la técnica pues te ayuda a correr mejor y a evitar lesiones. He aprendido que si quiero ir por un objetivo en una carrera, debo primero ir por un camino que debe ser trazado por alguien profesional en la materia para evitar frustraciones o lesiones que al final te alejan del amor por correr.

MARICRUZ DEL POZO EN EL MARATÓN DE LONDRES 2016

La fondista Maricruz Del Pozo compartió durante meses los entrenamientos con los bostonianos pero su meta era seis días después en el Maratón de Londres.

La runner que aspira a completar el Major Series, el año que viene en Tokyo, se lució en las calles británicas logrando su mejor marca histórica en 42K.

 

A continuación su crónica:

 

mari lon“Por primera vez en los más de veinte años que llevo corriendo mis hijos me acompañaron a un maratón internacional. Siempre que estuve sola pensaba en ellos con nostalgia, deseando tenerlos junto en esos momentos.

Son las 3 AM en Inglaterra del domingo 24 de abril de 2016, aparentemente estoy dormida pero sé que no lo estoy, me imagino corriendo por las calles de Londres. No puedo pensar más en lo mismo, me levanto y ya son las 4:55am, veo mis mensajes todos llenos de buenos deseos, mi familia desde México, mis amigos desde Colombia, Panamá, Dinamarca, en fin gente linda que me desea lo mejor para lo que viene.

El día anterior Salva y nuestros hijos, me ayudaron a distraerme, a darme ánimos y a vivir intensamente el momento presente. Nos despedimos nos abrazamos y nos deseamos el mayor de los éxitos ya que lo que iba a suceder sería el fruto de un trabajo en equipo.

Como parte de un ritual, dejé todo listo la noche anterior, con todo lo que necesito. Me alisto, hago un chequeo final para no olvidar nada, salgo de la habitación me encuentro en el elevador lleno de corredores en plan maratón. Nos seguimos todos al comedor, apresurados comiendo muchos carbohidratos, como podemos comemos. Salimos todos en tropel a los buses a seguir la plática que iniciamos momentos antes.

Llegué a Blackheat, y delante al parque de Greenwech -ambas áreas albergaban la villa de los atletas y los corrales de salida-. Entré al área designada para los corredores, ahí todo es muy ordenado, limpio y organizado. Mientras platicaba con unas corredoras mexicanas muy simpáticas, nos preparábamos ya para dejar nuestras cosas en el guardarropa y ahí si sentí que mi corazón se quería salir de emociones encontradas. Cerré los ojos y recordé los entrenos especialmente hechos para esta maratón diseñados por Will Vargas mi coach y amigo, los kilómetros compartidos con los compañeros de equipo, a mis hijos con sus manitas alrededor de mi, a mi esposo con su apoyo incondicional, a mi madre y mis hermanas con sus oraciones y desde luego mi papá que desde el cielo diciendo ‘ánimo mi sandalia veloz’.

Ya en el corral rojo, aún vacío, me ubico hasta adelante; estiro, saludo a los pocos que andan por ahí con gesto amistoso. De pronto apareció mi amigo Santi y me alegro de encontrar caras conocidas. Platicamos de las sensaciones, coincidimos en el tiempo que tenemos planeado hacer y proponemos ir juntos hasta que podamos.

mari lon 2En las pantallas gigantes se ven las tribunas repletas de público. Se hace la presentación de los hombres élite, los de otro planeta. Nos conectamos con Tim Peake, astronauta inglés que correrá al tiempo en banda el maratón en la Estación Espacial Internacional. Él nos desea suerte a las pocas menos de 38 mil almas que estamos por comenzar.

Llega la cuenta regresiva y por fin el cañonazo de salida. Nos empezamos a mover rápido pero aún no estamos a nuestro ritmo, hay mucha gente, el área es estrecha para el tumulto de gente. Intento ir junto a Santi pero la gente me lleva al punto de perderlo de vista. Lo busco y no lo veo, casi me caigo, así que pienso que seguro lo encontraré en el camino. Llevaba en mi muñeca derecha una tira que marcaba el tiempo por milla, y al verla me di cuenta que estaba corriendo más rápido que lo que había planeado, literalmente seguí mis corazonadas, sentía que podía sostener ese paso.

Ya en el kilómetro 3 pude sentirme en mi paso. Sentía como si estuviera en una corriente marina, siguiendo la línea azul en el piso. La gente iba haciendo una serpentina que jalaba con la inercia, fue una sensación muy especial. De pronto me pongo a saludar a los niñitos que estiran sus manitas. Recibir ese choque de manos como un premio, me hacen pensar en mis niños, así que se las choco y me voy llena de energía.

Cuando me doy cuenta la línea azul está del otro lado del camino, así que me digo : ‘Mari, concéntrate!!’. Quería ver todo y no perder detalle; era impresionante la cantidad de espectadores. Un corredor se me acerca y me pregunta cómo me siento, le respondo que bien, él me señala sus pies y cuando veo estaba corriendo en chanclas!! Me rio y le deseo suerte en su aventura.  Llegando al kilometro 20 me encuentro cruzando el “Tower Bridge”. Un poco antes de medio maratón, al otro lado del camino no había nadie y me preguntaba dónde estaban los demás cuando de repente aparecieron dos hombres como si no tocaran el piso, con un andar cadencioso, rítmico. Ahí estaban los dos primeros hombres de todo el maratón -Kipchoge y Biwott-, corriendo hombro con hombro como si hubieran empezado  hace cinco minutos, pero ya van en el kilómetro 35 están muy cerca de acabar. Detrás de ellos, a una distancia considerable, los demás élites. Les grito por su nombre y los aliento a seguir. Me grabo la imagen en mi mente y pienso en lo perfecto de su técnica, que me sirve para inspirarme y seguir adelante con más fuerza.  Luego me encuentro con el mismísimo Elvis Presley, luego un astronauta, a Robin sin Batman. Es muy simpático ver tantos disfraces que hace más heróica la travesía.

mari lon 1Todo iba bien pero los geles que llevo en un cinturón se acabaron antes de lo planeado. Me faltan poco más de 10km pero si aspiro a llegar bien tenía que hacerme de dos geles más. La próxima estación de geles estaba a 4km, mantuve la calma y como mandado del cielo había un espectador ofreciendo geles. Le hice una seña y me lo dio feliz. Fue  el gel más rico de todos!

Ahora el objetivo era el último gel que lo alcancé a tomar en la última estación que la organización ofrece en la milla 21. Todo se resolvió muy bien, sin más problemas.

Entrando al kilómetro 37 pienso que las piernas están sintiendo el trabajo pero no se quejan, siguen aguantando lo que mi mente les pide. Voy checando y me siento bien así que sigo con mi paso y no hago caso a lo que pudo haber sido el inicio del muro -que nunca llegó-. Al contemplar el majestuoso Big Ben, estaba dándome la indicación que ya se aproximaba el tiempo de llegar. Veo mi reloj y sé que voy por mi mejor marca, aun no se por cuanto pero me siento eufórica y levanto los brazos y grito. Busco entre la gente a los míos y aunque no los veo siento su presencia que me acaricia la cara. Me encuentro con la Casa del Parlamento en Westminster por el kilometro 40 y veo que se aproxima la señal definitiva, el Buckingham Place. Corrí como si nunca antes, como si la carrera empezara ahí, tan rápido como pude hasta la meta. Sabía que había logrado mi objetivo, había disfrutado al máximo como se predijo. Paré el reloj y me di cuenta de lo que había hecho, para mí lo inimaginable. ¿Cómo una persona como yo, a mi edad había mejorado por 10 minutos su tiempo? Agradecí a Dios, a Will Vargas y a mi familia por tal proeza ya que sola hubiera sido imposible… Al terminar encontré a mi familia en el punto de reunión y nos abrazamos, reímos. Con todas las emociones a flor de piel, les agradecí su apoyo, amor y presencia, lo que me hizo sin duda correr mi mejor maratón.

 

¿Te gustó su historia? ¿Sueñas con un maratón? Comparte tu opinión con nosotros.