Por: Redacción GWR

Todo comenzó en 2017 cuando uno de los integrantes de GOODWILL RUNNERS, Mauricio Salazar, puso en su calendario y en su mente correr el ULTRAMAN de la Florida.

Sin tanta experiencia como se supone debe tener un triatleta que piense en ser ULTRA, Mauricio se reunió con nuestro head coach Will Vargas para mirar las distancias, el recorrido, analizar el clima y la logística que requería esta competencia. La conclusión fue clara: “tenemos un plan”.

 

Entrenador y futuro ULTRAMAN acordaron como sería el entrenamiento, el régimen de alimentación, las horas de descanso, las carreara previas de preparación y así comenzó a construirse este reto que abrió el camino para tres héroes del triatlón aficionado en Colombia.

IMG-6576

Salazar tuvo más de 8 meses de entrenamiento enfocado, con jornadas muy largas hasta 10 horas continuas o de varias sesiones en el día para acostumbrar al cuerpo al esfuerzo ya que las distancias de la competencia no daban margen para asumir el reto con ligereza. Serían 10 km de natación en aguas abiertas y más 140 km de ciclismo en el primer día, 280 km de ciclismo en el segundo día y doble maratón (84,4 Km) en la jornada final; así que no había otra alternativa que entrenar con mucha estrategia.

Pasaron las semanas y Mauricio supo que su sueño era posible; llegó a Florida muy bien preparado y con la tranquilidad de haber cumplido al pie de la letra el plan de preparación. La disciplina surtió efecto y el 19 de febrero de 2017 Colombia vio a su primer deportista aficionado cruzando la meta de un ULTRAMAN y coronándose héroe en el mundo amateur del triatlón.

Tras ese logro, otro GOODWILL RUNNERS comenzó a pedir pista. Era Juan Carlos Andrade, un experimentado triatleta y varias veces IRONMAN que se “antojó” de ir más allá de sus marcas y solicitó a la organización ser aceptado para participar en la versión de 2018. La buena noticia llegó pronto y, una vez adentro del grupo de 50 deportistas seleccionados, comenzó a recorrer un camino similar al de su antecesor Salazar.

“Pepe”, como le decimos dentro del equipo, asumió también con mucha seriedad el reto y como un reloj fue preciso en el cumplimiento de la estrategia y de las extensas jornadas de preparación.

IMG-4839

El plan tenía 3 metas volantes que me servirían como base para los 2 meses finales.  Las metas volantes fueron el IRONMAN de Boulder (Colorado) en junio, El IRONMAN de Panama City (Florida) en Noviembre y el IRONMAN 70.3 de Cartagena. Lo más importante durante todo el 2017 era no lesionarme e ir mejorando poco a poco.  El IRONMAN de Boulder salió bien, estuvo un poco abajo de las expectativas, aunque bastante cerca.  Para Panama City corregí algunas cosas y logré la mejor carrera de mi vida como IRONMAN con un tiempo de 11 horas y 15 minutos, dejándome como el mejor Colombiano en mi categoría”, recuerda Pepe.

Dentro del plan de entrenamiento estaban contempladas jornadas de hasta 8 horas en bicicleta en la ruta y en esos momentos afloró el sentido de solidaridad de todo el equipo que espontáneamente terminó acompañando a Juan Carlos en su día a día

“Fue fundamental el acompañamiento de mi equipo al cual le debo todo durante mi preparación, era increíble ver a todos organizándose por turnos para acompañarme en las largas jornadas de entrenamiento.  Algunos llegaban a las 7:00 a.m. para la natación, otros a las 11:00 a.m. para estar en la primera parte de la bici, otros llegaban a las 2:00 o 3:00 pm y me acompañaban hasta las 7:00 u 8:00 p.m. cuando se acababa la tarea.  Aquí hago una pausa para agradecer a todo el equipo y a Will por toda la ayuda en este proceso”.

Andrade llegó al día de la competencia a enfrentarse de entrada con su “coco” que eran los 10km de natación. Pero en ese momento el cuerpo respondió como estaba previsto y lo que en teoría sería el tramo más duro fue en realidad la confirmación de que todo estaba bajo control.

IMG-5280

En la bicicleta y en la doble maratón de los dos días siguientes Pepe disfrutó mucho su experiencia y aunque hubo momentos de sufrimiento, la ayuda de la tripulación lo empujó emocionalmente a la meta. Febrero 18 de 2018 y nuevamente GOODWILL RUNNERS lograba el objetivo. ¡Segundo ULTRAMAN by Will Vargas!

Había que completar la trilogía y por supuesto no tardó en conocerse el nuevo candidato que se le quiso medir a este reto. Fue Mauricio Zarama el encargado de poner a trabajar de nuevo al coach en un plan similar al de sus antecesores pero adaptado a sus condiciones, edad y experiencia. Zarama tenia mucha más recorrido en running (15 maratones para hablar solo de una cifra) que en competencias de triatlón, pero la organización del ULTRAMAN FLORIDA consideró que eran más que suficientes para incluirlo en la lista de participantes de 2019.

74ab04ec-661e-4aa5-9430-aab0271d59fa

 

A Mauricio le llegó la buena noticia el 15 de abril de 2018, justo cuando se encontraba en Boston a menos de 24 horas de correr la maratón. Salió tan motivado que logró la marca para volver a clasificar a pesar haber sido los 42,195 km más fríos y hostiles de los últimos 30 años en esa ciudad. Y así, aunque suene extraño, con Boston 2018 comenzó su preparación para el ULTRAMAN 2019.

Pasó por el mundial de medio IRONMAN en Sudáfrica, el full IRONMAN de Cozumel, el medio IRONMAN de Cartagena, solo por nombrar algunas de sus grandes actuaciones en carreras oficiales en las que midió fuerzas, resistencia y cabeza para el gran reto que tenia en la mira.

Llegó el gran día y el 15 de febrero arrancó a nadar los 10 km en el primer día de su soñado ULTRAMAN. La natación también era el “coco” de Zarama pero rompió no solo sus miedos sino los cronómetros al cubrir la distancia en menos de 4 horas. En el ciclismo estuvo dentro de lo esperado y en la doble maratón sacó a relucir toda esa experiencia y control mental que siempre lo ha acompañado.

9f584306-032c-426e-b73b-b2e28d64beb4

Su tripulación encabezada por Will Vargas e integrada además por Pepe (Ultraman 2018), José Dionisio Vargas (triatleta GWR) y Luis Eduardo Suárez (su cuñado) simplemente tuvieron que cumplir con lo programado para asistir con alimentación, hidratación y motivación. Del resto se encargó Zarama y su excelente preparación física. Febrero 17 de 2019 y otra bandera colombiana llegó a la meta. ¡Tercer ULTRAMAN para GOODWILL RUNNERS!

¿Quién será el próximo? Pronto lo sabremos, pero quien quiera que sea  ya conoce las calves del éxito: disciplina y  confianza en un buen plan… y el buen plan lo tiene GOODWILL RUNNERS.