Tatiana García vivió su debut maratoniano en el 42K de Miami. La GoodWill Runner de treinta años se unió al equipo en septiembre del  2015 para aprender de los mejores, mejorar sus marcas y  llevar su afición a un nivel más competitivo. Ponerse retos más altos que le exigieran un mayor esfuerzo la ubicó dentro del grupo privilegiado de los clasificados a Boston 2017.

 

“Comencé a correr en el 2011. Toda la vida he sido deportista porque  mi papá me lo inculcó desde pequeña. Un día mí jefe, al ver mi gusto por el deporte, me inscribió a una carrera de 5 km para que lo acompañara y probara si me gustaban este tipo de eventos”, explica Tatiana.

tatiana garcia“Decidí correr maratón en octubre del año pasado. Sentí que era hora de salir de la zona de confort, pues ya había corrido varias medias maratones en Colombia. Elegí Miami porque en el equipo varios corredores se estaban preparando para este reto. Ellos me motivaron y me parecía espectacular vivir  esa experiencia  en grupo”, explica la ingeniera industrial. “En su momento compartí mi deseo con mi esposo, quién no dudó en apoyarme ni un minuto.  Me dijo, “nos vamos para Miami”. Y le pregunté a Will, “¿Tú crees que puedo estar lista para correr Miami? ¿En tres meses puedo estar lista para correr una maratón? Él me respondió, “Si sigues mis instrucciones al pié de la letra, sí, e incluso podrás alcanzar un tiempo cercano a la marca de Boston -3:35-”. De inmediato compré tiquetes y me inscribí, fue un voto de confianza en mí y en las palabras de Will”, concluye.

“Mi familia fue vital en este proceso. Conté con todo su apoyo. En diciembre y enero, que por lo general son fechas familiares y de descanso, yo estaba en semanas de picos de carga con entrenamientos largos y pesados. Mi familia madrugó conmigo, estaban pendientes de mi alimentación y recuperación porque sabían que al otro día también saldría a correr. En algunas ocasiones me acompañaron a los entrenamientos, todo esto  me hizo sentir más fuerte”, relata la runner que desde el momento   cero se puso en modo maratón y cambió totalmente su rutina diaria.

El entrenamiento empezó con cortas distancias, variando  ritmos por entrenamiento y con un ciclo de fortalecimiento bastante exigente que incluía subidas a Patios dos veces a la semana. Después aumentaron  las distancias y  a trabajar velocidad, ciclos de miles que parecían eternos. “El entrenamiento que más sufrí  fue un fondo de 33 km en R1. Lo hice en Villavicencio, por cuestiones familiares,  a  más de 30° C, temperatura a la que no estaba acostumbrada a entrenar. Al final concluí que fue un entrenamiento  que fortaleció  mi mente más que mi cuerpo”, confiesa Taty, que sí le encantó la exigencia de las subidas en la montaña.

 

“La previa fue increíble. Una vez en Miami  compartí mi estadía con  tres corredoras del equipo -Gisselle, Ana María y Paula-. Fue clave porque nos preparamos juntas para el gran día, en la alimentación, la hidratación y el descanso, siguiendo al pie de la letra las instrucciones del coach.  Llevábamos entrenando juntas tres duros meses y en los días previos fortalecimos los lazos para llegar unidas de corazón a la meta”, relata. “Todo el tiempo estuvimos en grupo como familia y recibí muchos consejos de corredores de mayor trayectoria. Tuvimos una charla técnica antes de viajar y otra en Miami el día antes de la carrera; en las dos el Coach nos llenó de confianza. Éramos muchos corredores entre GWR y adidas Energy Team, todos llenos de energía  y  unidos  para  dar lo mejor y representar bien a Colombia”, agrega García que aspiraba a lograr 3:30 para asegurar  la clasificación a Boston, -cinco minutos por debajo de la marca requerida-.

El domingo, la compañía de su esposo la hizo sentir  tranquila,  feliz y con muchas ganas de correr. “Esa mañana el viento era helado y no nos permitía hablar con claridad, algo que no me esperaba en Miami. Nos ubicamos con Ana y Jenny rápido en el corral para que nos diera calor y en menos de nada ya nos estaban dando la señal de salida. En el K1 el clima nos impidió tomar el ritmo, pero después nos sincronizamos y no paramos hasta llegar a la meta, me sentía muy fuerte, estaba concentrada y sentía la mejor energía de mis compañeras de carrera. Pasamos los primeros 21K y aún seguía haciendo frio, increíble. En el K 30.5 mi esposo estaba haciéndonos barra, eso me recargó de energía.  En los últimos 10K el coach  nos acompañó y nos marcó el paso. Nos encontramos con otro colombiano que se unió al bloque y al vernos en grupo la gente gritaba  “Vamos Colombia”. Faltando 400 metros para llegar el coach me dijo, “Ve por él”. Respiré y aceleré, sentí un grito de ánimo de algunas de mis compañeras que agitaban la bandera colombiana a un costado de la línea de llegada. Sabía que el abrazo de mi esposo estaba en la meta así que eso me motivó a dar las últimas zancadas”, describe Tatiana, que llegando físicamente entera cronometró 3:29:20.

 

tatiana garcia 1

 

De su primera experiencia en los 42195 metros aprendió que la práctica hace al maestro. “La carrera  no solamente es un día, sino que se prepara y se asegura desde antes con la alimentación, la hidratación y principalmente con la preparación mental para alcanzar la meta”, confiesa la GWR que proyecta participar en la Media Maratón de Bogotá, Maratón de las Flores en Medellín y el mítico Maratón de Boston en abril de 2017.